Breve nota sobre el suicidio, el arte y la poesìa maldita.


Este escrito contiene, de una u otra manera, la finalidad de dilucidar ciertos aspectos referentes a un oficio tan viejo como la prostitución, reflejado(de maneras tan espantosas como hermosas) a lo largo de la historia del arte , en todas sus disciplinas y gèneros, pudiendo encontrar en ella verdaderos maestros del suicidio.
Asì puede aparecer como culto(practicado tanto por poetas malditos y kamikazes japoneses), ya como acto religioso(el caso de diversos santos y otros auto_sacrificios paganos)(1) ya como acto sexual(diversas corrientes de la psicologìa afirman la existencia de ciertas patologìas que conllevan al suicidio mediante un extraño deseo de autosatisfacciòn sexual)(2), como acto artìstico(cuantos escritores han predecido en sus textos su propia muerte, cuantos pintores han retratado su cuerpo muerto!)y se podrìan enumerar cientos de categorìas, tipos y ejemplos. Aùn asì, creo, los suicidas prevalecen en el àmbito de las letras, tal vez porque los escritores siempre son autobiogràficos, tal vez por simple y banal fanfarria ante ese hecho ùltimo de la vida que es la muerte(3).en el siglo 19 los literatos(especialmente los romànticos) comienzan a rendirle culto a la muerte y en especial a su forma màs ìntima y -aparentemente-inofensiva(3), en el veinte el suicidio se convierte en una especie de aficiòn poètica, una especie de fantoche rebelde, sintoma de angustia universal y de genio individual , confirmando el tiempo un infinito oficio pòstumo(a saber el de artista-suicida-loco-genial).Asì se va perfilando la figura de lo que la historia del arte moderno denomina "artistas malditos"("poetas malditos "para las letras), eso que los franceses adoran, adornan y cultivan, conformando algo asì como un idealismo suicida, una estètica del suicidio y de la muerte(4). No tenemos porque celar a los europeos, tenemos grandes y tal vez mejores suicidas, podrìamos juntar kilos de tangos y milonagas nombrando el suicidio(propio y ajeno).Me detendrè por un momento en las formas modernas del suicidio, no falta jamàs agùn viejo que diga que antes la gente se mataba con estilo y elegancia, algo tal vez improbable(es sabido que la gente de bien desprecia esta forma de la muerte, condenada por las buenas costumbres y las leyes de dios), aùn asì y ante todo, antes existìa una amplia variedad de formas de suicidarse hoy limitada por los avances tècnicos y tecnològicos, la falta de ideales y de imaginaciòn y otras cuestiones. Volviendo al tema de los artistas malditos pueden enumerarse ciertas formas favoritas o al menos rescatables, una de ellas es caracterìsticamente moderna y elusiva; la guerra. Hasta el ùltimo tercio del siglo 20 la guerra fuè un buen sistema de suicidio. Perfectamente evadìa ciertas acusaciones y sospechas, la primera era la cobardìa, por que se supone que un hombre que decide ir a l luchar por su patria y sus ideales es un valiente, evadiendo tambièn las pompas fùnebres, creando asì la imagen de un a muerte etèrea, algo que simplemente dejò de existir por un ideal(¿y no es esta la idea ìmplicita que nos da la historia de nuestros pròceres, alguien que se deja morir por nosotros, por nuestra patria y nuestro futuro?). Puede contarse tambièn, como insospechado atajo, los caminos de la locura y la soledad, pue para cualquier hombre es màs fàcil darse muerte en un estado de exitaciòn y frenetismo, bajo la excusa de una enfermedad o anormalidad psìquica o interior. no debe olvidarse que el suicidio es un acto de amor a sì mismo, una prueba de idiota narcismo, una manera-triste por cierto-de confirmar nuestra pobre existencia.El poeta maldito no es una excepciòn, es, en el mejor de los casos, una exageraciòn. Cree poder hacer con ella una ùltima obra de arte, intenta dar el mejor espectàculo, cerrar con un tràgico aplauso su triste nota biogràfica.

(1)¿No es acaso la muerte de cristo una prueba de auto-sacrificio y por ende de suicidio religioso?

(2)Para estas corrientes ciertos tipos de suicidas sienten, al darse muerte; un placer equiparable solamente al orgasmo.

(3)Ver lovecraft, poe, dostoviesky

(4)No voy a nombrar a Artaud



Texto de Pablo Morel, Invitado especial de APP 3/3.


9 comentarios:

Gabriel dijo...

Mi Poeta maldito favorito es Rimbaud, que ni siquiera intentó suicidarse: se fue a la mierda, que lo muestra como alguien aún mas consciente de su miseria. Syd Barret tambien(pero uno sabe si se fue voluntariamente o que.

Roberto Fernández dijo...

Un inoportuno, exagerado y desinformado texto de Morel.
Señores/as de APP, tengan a bien informarse sobre el origen de la denominación de "poetas malditos" atribuida a estos escritores (una pista: Paul Verlaine... y de paso lean "Los raros" de Rubén Darío).
Nada de lo expuesto en el presente informe como reflexión sobre estos escritores tiene real asidero: sólo es la reflexión-reproducción de un grupo de anécdotas que ya se han comprobado, en su mayor parte, falaces.
Para desgracia de muchos neófitos, se aclara: Un poeta NO es maldito porque: A) Lo deja la novia. B) Se enamora de otra mina o de un chabón y no sabe que hacer con su mujer embarazada. C) Le duele la muela y por eso escibe. D) La novia cría aves de corral y lo instiga a la quietud Rimbaudiana. D) No se baña. E) Tiene sífilis.

Desde ya, muchas gracias.

FERNÁNDEZ*SINIO*RUGMANÁ

Carlos Autieri dijo...

Querido fernandez, me extraña su comentario. Es que ud nos tiene acostumbrados a esos verdaderos sopapos de genialidad en sus dichos, y este comentario tan de señorita de lengua me asusta; ademas de los libritos que nos recomienda seria bueno que nos mande como lectura obligatoria: Mi planta naranja lima, Poirot en egipto o alguna cosa asi.

No defenderé a Morel, los que lo conocemos sabemos que es un idiota.

Saludos. Carlos.

Cicuta drinker dijo...

Justo escribiría un texto como el de Fernández, sin embargo, en vista de la ya discutido, sólo agregaré que las posibilidades que el primer romanticismo Alemán sugiere. Además, no concibo, poesía Decadentista sin Verliene,incluso, me atrevería a decir que en algún momenot no hubo más decandente que Alfred Jarry, yq ue, como se cita al final del texto de Morel, Artaud deberá ser citado, no por que denomine al teatro de la cureldad, quiere decir que persiga las precpetivas, ya no digamos literarias-formales de la poesía decadente, sino que su fin trasceinde la reprsentabilidad de l lenguaje, incluso de la cultura occidental.

Visiten el bar...

Garlos dijo...

Ma que Verlaine ni verlaine!!... A quien se cogió ese???

Antonio Gonzalez dijo...

Morel ya me aburre.

Cicuta drinker dijo...

Verlaine se cogió a Rimbaund...

Garlos (APP 3/3) dijo...

Garlos: Gracias totales cicuta drinker!!

Sergio Felipe Mattano dijo...

AJAJAJAJA!!!
Y el chabón contestÓ!
Este texto de Morel es una genialidad que, en blogs vecinos (san miguel, Josece Paz, etc) ha traido discuciones teológicas!
Y el chabón contestó!!