La patria me llama y yo, como un boludo, voy. (Sergio Mattano)

3.10.05
4.00 AM
Día frío... viento... el horror de despertarme y saber que no he dormido y que en parte mi destino próximo se prostituye.
Saber que ella no es mía... pero soy suyo por rencor.
7.00 PM
anochecer frío... el horror de saber que mi futuro (mañana... y muchos dias más, están prostituidos).
Ella me promete humedades... pero yo me obligo a perderla.
4.10.05
4.00 AM
Amanece el día unas horas después que lo hago yo.
Llueve... ya no soy mío.
Desenamorarse.
Ella, una perra; yo, un idiota. No la quiero.
9.00 PM
El sueño (el único ya que no existen las metáforas) no llega.
Tafirol para los músculos; té de menta para dormir: ACIDEZ!
Ella me deja besarla; yo aprovecho: ya no la amo... la deseo, sí, pero de un modo tan carnal que me espanta...
Sólo CARNE, SUDOR y SEMEN.
5.10.05
4.00 AM
Abrazarle el vientre, comer la urgida causa de placer... oler su purfume como destino, nada más.
Fundir bronce con la mirada, saber cosas que no me interesan (como el origen de la aleación, los garcas del sindicato y las llaves del casillero de papá)
Pensar un libro de escultura. Arte y aleación.
Me siento bien en mi patria de flan, en el jardín de sus pechos ínfimos, en un fin de semana tomando mate con Adriana y leyendo Mallarmé... algo huele a Rugmaná.
4.00 PM
Cansados ojos carmesí. Un par de mails, discutir con Levi-Strauss, mojar la cama; no más.
Quisiera escribir los versos más negros esta noche / escribir, por ejemplo, que aún creo en el sueño que huele a carroña, que mora bajo tierra con mil balas fraticidas.
Irme a la mierda, leer a Simone bajo el sol, tomarme una birra con la rubia de mi diestra y, en forma siniestra, invitarle un café a la Pitu, endrogarla y acuchillarla de forma salvaje... ARTE! ARTE! ARTE!
Comer alfajorcitos de maicena con mate... y nada más.
6.10.05
?.?.?
Morir. Irrefutablemente morir.
Aviso de fiesta en casa de Ivonne: Mañanas campestres perfumadas de azar... Abrazando el viento del azur... brillando como una esclava negra, nena...
Morochas, Morel, APP, Fara, dios en tetas.
Pero hay que fundir bronce, tomar té con sabor a lavandina y decirse que al final cualquiera labura y que mañana ella se desnuda, arquea su cuerpo sobre mí y, entre gritos apagados, nos fundimos en fluidos... y nada más
Sergio Felipe Mattano.

2 comentarios:

Roberto Fernández dijo...

Ah!
Eramos tan jóvenes!
Eramos tan patéticamente tristes!
Eramos cornalitos empanados con los ojos vidriosos de noctitud!
Ah!
Eramos Coquita en tanga y la supuesta orgía entre fantasmas!
Eramos la madre de Coquita, Coca, y los buñuelos de Roque(fort)!
Eramos la lluvia, las tetas de gea y la patria de flan!
Eramos!
Eramos?

Roberto Fernández, "Cursilería en Fa", Museo del Rock-Zen. 2010.

Anónimo dijo...

Hermoso... y nada mas.